cloud computing

November 19, 2018
shutterstock_377237812

Diferencias entre Nube Pública, Privada e Híbrida

La nube se está convirtiendo en una de las primeras opciones para las organizaciones modernas que buscan escalar sus capacidades informáticas. No obstante, la existencia de nubes públicas, privadas e híbridas complica un poco las cosas a la hora de escoger el modelo de nube más adecuado para tu negocio.

Es por esto, que en este artículo queremos mostrarte una serie de aspectos que te ayudarán a descubrir si tu empresa está preparada para la nube y qué modelo se ajusta más a tus necesidades, puesto que no todos son iguales. Es esencial definir tus objetivos y las necesidades internas antes de contemplar las posibilidades de cloud computing que ofrece el mercado, para así, escoger correctamente la que más se adecua a tu negocio.

Nube pública, escalabilidad y ahorro de costes

La nube pública es quizás es la solución más simple de todas. El proveedor de la nube distribuye los recursos, servicios y plataformas de computación, desarrollados a partir de hardware de propiedad y gestiona la administración a múltiples clientes a través de una red. Las nubes públicas siempre tienen una arquitectura multitenant, lo que significa que existen múltiples instancias virtuales en una sola instancia de software.

Las nubes públicas pueden complementarse con otros servicios compartidos como servicios de balanceo y aceleración de carga, servicios de backup o de seguridad perimetral. Compartir recursos permite un importante ahorro de costes respecto al modelo de Cloud Privado. Sin embargo, también son más vulnerables que las nubes privadas.

Características:

  • Mayor escala, costes más bajos.
  • Difícil integración con Legacy.
  • Mayor nivel de autogestión: los servicios, aplicaciones y almacenamiento están disponibles a través de internet.
  • El mejor nivel de eficiencia en entornos compartidos.
  • Más vulnerable: incertidumbre en calidad y seguridad.
  • Modular y escalable.

Cloud pública, las ventajas del pago por uso

El cloud público no requiere de una inversión inicial ni de un pago por mantenimiento gracias a la capacidad de procesamiento y almacenamiento sin necesidad  de instalación de sistemas locales. Por tanto, las empresas pagarán por el uso que hagan del servidor. A continuación indicamos el tipo de empresas que les conviene más el cloud público:

  • Empresas con una carga de trabajo estandarizada, utilizada por muchas personas: como por ejemplo, el correo electrónico.
  • Empresas que tengan aplicaciones SaaS de un vendedor con una fuerte estrategia de seguridad.
  • Empresas con necesidad de capacidad escalable: añadir más recursos en períodos de más actividad, horas pico.
  • Empresas con necesidad de probar y desarrollar código de aplicación.
  • Proyectos de desarrollo bajo demanda: desarrollo de software ad-hoc utilizando una nube como plataforma como servicio (PaaS).
  • Proyectos de colaboración.

Existe una gran preocupación por parte de los responsables de IT en relación a la nube pública y la seguridad. Es necesario tomarse un tiempo adicional para asegurarse de que se tiene una estrategia de seguridad para evitar que los ahorros a corto plazo puedan convertirse en una pesadilla a largo plazo.

Nube privada, más seguridad y privacidad de datos  

Hablamos de nube privada cuando los servicios e infraestructuras se mantienen en una red privada. Es decir, la empresa dispone de un entorno cloud en exclusiva. Estas nubes ofrecen mayor nivel de seguridad y control que la nube pública, pero requieren que la compañía siga comprando y manteniendo todo el software y la infraestructura, la cual cosa aumenta el incremento de los costes IT.

El Cloud Privado podría compararse con los Data Center internos de algunas empresas, diseñados para responder a una demanda concreta. Mediante la virtualización podemos añadir a las características del Data Center los beneficios del cloud, tales como la agilidad en la provisión o cierto nivel de elasticidad.

Características:

  • Mejora la operación It interna.
  • Mejoras modestas en costes.
  • Escalabilidad y flexibilidad limitadas.
  • Riesgo de obsolescencia.
  • Gestión limitada de picos de demanda.
  • Proyectos a medida (cloud expertise).

Las soluciones de Cloud Privado generan una sensación de mayor seguridad para los clientes que disponen de este tipo de despliegues, al no compartir recursos con otros usuarios. La elección del proveedor dependerá mucho de los recursos tecnológicos que más se adapten a las necesidades técnicas o económicas de la empresa así como las tecnologías que permiten integraciones con otros servicios de infraestructura ya existentes (backup, balanceadores, red, etc).

El Cloud privado, la mejor opción para empresas con recursos y sistemas tecnológicos

Las nubes privadas van destinadas a las empresas que quieren incrementar la seguridad y la privacidad de sus datos. En general, están especialmente orientadas a organizaciones con alta concentración de recursos y sistemas tecnológicos, tales como entidades bancarias, Administración Pública, entornos de investigación y desarrollo, consultorías y asesorías legales, tecnológicas o de negocio, etc.

Un cloud privado es la mejor opción para empresas con:

  • Infraestructuras utilizadas por una sola organización.
  • Mayor nivel de control y seguridad: tu negocio son tus datos y aplicaciones, negocios o industrias que requieren rigurosa seguridad y privacidad de datos.
  • Alta Inversión en software, infraestructura y mantenimiento.
  • Capacidad de gestionar un Data Center en la nube de forma eficaz.

Existe una delgada línea entre la nube privada y pública. Algunas empresas que comercializan nube pública ahora ofrecen versiones privadas de sus nubes públicas, y también están proliferando algunas compañías que antes  solo ofrecían tecnologías de nube privada y ahora ofrecen versiones públicas de esas mismas capacidades.

Nube híbrida, agilidad y reducción de costes

Las nubes híbridas disfrutan de las ventajas de la nube pública y privada. Una nube híbrida es una combinación de una o más nubes públicas y privadas organizadas por software de administración y automatización que permite que las cargas de trabajo, los recursos, las plataformas y las aplicaciones migren entre los entornos. El inconveniente es que debe realizar un seguimiento de múltiples plataformas de seguridad diferentes y asegurarse de que todos los aspectos de su negocio puedan comunicarse entre sí.

Su  estructura compleja requiere la coordinación de una infraestructura propia con otra gestionada por otro entorno, así como una buena conectividad entre las dos plataformas, gracias a su versatilidad y a la experiencia que pueden aportar algunos integradores.

Características:

  • Integra la nube privada (interna) con servicios de nube pública (externa): integración con los sistemas ya existentes, evitando el conflicto con el sistema heredado manteniendo las configuraciones de computación, red y almacenamiento.
  • Escalabilidad: permite responder a las necesidades de la empresa de forma inmediata y crecer en base a los recursos tecnológicos. De esta manera, la organización no tiene que preocuparse por los requerimientos tecnológicos para ampliar sus posibilidades.
  • Personalización: adaptándose a la estrategia cloud en función de las necesidades particulares de la empresa en cada momento
  • Seguridad: respondiendo a diferentes requisitos de seguridad, en particular, la gestión de datos críticos.
  • Orquestación y automatización: en armonía unos con otros, de forma automatizada. La sincronización entre nube pública y privada debe permitir el mantenimiento de cada elemento de negocio en su entorno más eficiente.

Nube híbrida, integración con otros sistemas

Los requisitos de administración de la computación en la nube se vuelven mucho más complejos cuando necesita administrar centros de datos privados, públicos y tradicionales en conjunto. Deberá agregar capacidades para federar estos entornos.

La nube híbrida aprovecha las ventajas de la nube pública y privada. Las empresas que contratan este tipo de nube utilizan la parte pública para aplicaciones no críticas y la nube privada para aplicaciones más críticas. De esta forma, la empresa puede controlar sus principales aplicaciones.

Las organizaciones que necesitan la flexibilidad operativa de la nube pública y la privacidad de un entorno privado y pueden apoyar adecuadamente la gestión de un entorno híbrido.

Las nubes híbridas son la mejor opción para empresas que desean:

  • Usar una aplicación SaaS pero les preocupa la seguridad.
  • Usar la nube pública para interactuar con los clientes manteniendo los datos sensibles en una nube privada.
  • Aplicaciones de Back Office: distribución de carga.
  • Realizar pruebas de concepto/laboratorio: recursos de desarrollo siempre disponibles pero con coste 0 cuando no se utilizan.
  • Utilizar frontales web: desbordamiento de capacidad, por ejemplo para campañas de e-Commerce vinculadas con campañas de medios.
  • Usar soluciones de recuperación de desastres: los clones actualizados de las VM de las aplicaciones críticas facilitan un rápido despliegue en caso de incidencia.

El futuro del cloud computing es la nube híbrida que deberá tener en cuenta los objetivos de cada negocio para conseguir la integración de servicios con éxito. También el multicloud surge como alternativa para descentralizar el servicio cloud de un solo proveedor hacia varios proveedores.

La integración del cloud es una tarea que requiere análisis e implementación de cambios para la adaptación a las funcionalidades específicas. Te podemos asesorar sobre qué tipo de nube es la mejor solución en base al perfil y necesidades de tu empresa, los recursos, la experiencia, el modelo de negocio y los objetivos. Déjanos acompañarte en tu camino hacia la virtualización de tu infraestructura IT. En Ilimit te ayudamos a dar el salto hacia el cloud. 

CTA ebook cloud computing

 

 

Cloudflare, la protección e impulso que necesita tu negocio